sábado, 23 de marzo de 2013

Me fío de ti a ciegas



  
Qué bonito es que alguien se fíe de ti a ciegas, y no me refiero en este caso a alguien del que estas enamorado/a, o con quien compartes tu vida, (o por lo menos no en esta ocasión),  sino a la amistad, porque es algo maravilloso cuando un amigo/a te dice que “se fía de tí a ciegas”.  Eso es lo que Eva me dijo a mi el otro día.

Nosotras somos amigas desde siempre, pero una cosa es eso y otra que te fíes de alguien en todo, y más cuando hablamos de emprender, de una empresa, o de trabajar en equipo.

Lo bueno de cualquier relación es la confianza, creer en la otra persona, eso es lo que nos impulsa ha ser más grandes, a conseguir sueños, a no rendirse. Lo difícil es lograr el éxito cuando uno está solo. Eso es muy triste, cuando oyes decir, nadie creía en mí, nadie me apoyaba, no apostaban por mí, y aún así hay gente que lo consiguió, y queréis saber por qué, porque la otra clave está en que tú creas en ti. Incluso me atrevo a pensar que la mayoría de los/as que dicen que nadie creyó en ellos/as pero lo lograron, si tenían una pequeña estrella a su lado.

Pero si eres capaz de creer en ti mismo, aún cuando los demás no lo hacen es posible llegar donde tu quieras llegar. Yo intento confiar en mí misma, pero soy de las afortunadas que tengo muchos soles a mi lado que creen en mí todos los días. Por eso cuando uno tiene apoyo, se siente valorado y querido, cuando sabe que confían en el/ella  todo es posible. 

Así que ya sabéis rodearos de gente que os quiera y os valore, que confíe en vosotros/as y que confiéis en ellos/as.


Gracias Eva por creer en mí, con eso me das un motivo más para ser feliz.

Y es que ¿Hay algo más reconfortante que sentirse apreciado/a?


“Las mejores cosas de la vida no son cosas”