miércoles, 18 de diciembre de 2013



Postales de Navidad Hechas a mano


Ayer estuve haciendo algunas postales de Navidad que quería enviar y os muestro el resultado a ver si os gustan.

Cuando recibes una carta, una postal o un paquete te recorre una emoción y una sensación de felicidad, es un detalle pequeño pero bonito donde los haya.

Yo estuve enviándome miles de cartas durante años con Isma, recuerdo con que ilusión miraba el buzón, abría la carta, la leía y la releía, y siempre había una sorpresa dentro, una postal, unas flores secas, un posavasos, pequeños tesoros. Y cuando escribía las cartas, era un proceso creativo donde ponía toda imaginación, decoraba el sobre, la hoja en la que escribía, los paquetes, los regalos que mandaba, las frases, disfrutaba mucho de los envíos postales. Un día me preguntaron que rescataría de los objetos personales que tengo en casa y recuerdo que dije y que mantengo que las cartas. Tengo todas sus cartas guardadas, y el las mías, y de vez en cuando las leo, y es un placer que quiero conservar para que mis hijos algún día puedan leerlas y cuando yo sea una ancianita me siente junto a la chimenea las largas noches de invierno, y al sol del patio en el verano y lea como si fuera la primera vez esas cartas de amor y amistad tan bonitas que nos escribimos. (Ahora que nos vemos todos los días no le envío cartas aunque estoy pensando en volver a hacerlo….pero si nos dejamos mensajes en algún rincón de la casa de vez en cuando porque es algo que hace mucha ilusión, y es un regalo tan sencillo y a la vez tan grande que alegra mucho el día). Os animo a que escribáis cartas, muchas cartas, enviéis postales, mandéis paquetes y que nunca se pierda la correspondencia por correo.

“Sólo quiero despertarme con un puñado de bellas palabras que me hagan sonreir”

Feliz tarde de miércoles