viernes, 22 de noviembre de 2013

Mis adorables perros, Moisés e Isis




 Os he hablado en alguna ocasión de mis queridos perros, Moisés e Isis, pero no os he mostrado más fotos que las que salgo con ellos el día de mi boda, y hoy quería compartir un poquito de ellos.

Para mi son parte de nuestra pequeña familia, junto con mis gatos Ulises y Otto, y mi dulce canaria de color naranja. Siempre he sido una amante de los animales pero es que realmente son seres increíbles, solo saben dar, dar amor, dar cariño, dar alegría, y por supuesto dan problemas, cuando tienes un mastín de casi noventa kilos no puedes llevarlo a muchos sitios de visita, ni levantarte a la hora que te de la gana porque tienen que salir a pasear, llueva o nieve, o marcharte lejos de vacaciones pero desde que ellos han entrado en mi vida siempre han sido un motivo más para hacerla más hermosa y más plena. Entiendo que haya gente que no le gusten los animales pero no saben la maravilla que se pierden, son amigos incondicionales, nobles hasta el infinito.

Nunca ni cuando vivía sola me sentí sola, mi perro dormía a la puerta de mi casa, mi gato se arrullaba en mis brazos junto a la chimenea. He tenido muchos gatos, y desde que era pequeña siempre he crecido cerca de animales como mi perra Gala que fue parte también de mi familia.

Dicen que acariciar a un animal produce un efecto positivo que hace que aumente nuestro estado de ánimo y nuestra felicidad, que nos sintamos a gusto, que por un momento se pare el mundo y volvamos a ser un poquito parte de esa naturaleza viva y salvaje. Esa conexión maravillosa que nos da un animal, en este caso mis perros es para mi una amistad eterna, incondicional, y un cariño que se que siempre estará ahí.

Recomiendo a todas las personas que tengan hijos poner un animal en su vida, o por lo menos favorecer siempre el contacto con ellos, es increíble el amor que dan y los beneficios positivos que nos aportan como personas, paradójicamente nos hacen más humanos.

Moisés es un precioso mastín que debe su nombre al perro de las Meninas, que se llamaba así por que fue rescatado de ser ahogado en un cubo de agua de cachorro por el enanito que aparece en el cuadro. Isis es una galga preciosa, buena como ella sola, y que debe su nombre a una diosa griega porque es tremendamente elegante.

Les quiero con locura, bueno les queremos, y quería enseñaros algunas fotos de ellos.

Feliz fin de semana

 "Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma permanecerá dormida".
(Anatole France)