martes, 28 de enero de 2014

Un día de costura en el campo



Este fin de semana ha sido estupendo, y me levanté con mucha energía y con una sonrisa. El motivo es  que iba a pasar el fin de semana en el pueblo de Eva, en un entorno precioso, y con muy buena compañía.¡¡¡¡Iba a ver a mis amigas!!!!!

Me encanta reunirme con mis amigas, cuando estamos las tres juntas, Eva, Bego y yo. Nos reímos muchísimo y disfrutamos como niñas. Es una pena que no sea tan a menudo como quisiéramos pero la verdad es que cuando lo hacemos es una delicia.

Y como no, como ya es costumbre nos traemos nuestros talleres de manualidades para ponernos en algún lugar donde nos lleguen los rayos de luz, y tengamos un bonito paisaje. Lo hemos convertido en tradición, comida en el campo, cosas hechas por nosotras, y talleres para pasar una tarde maravillosa.

Hay que disfrutar de los amigos, sobretodo los que son de verdad, esos que siempre han estado a tu lado, compartiendo las cosas importantes de su vida, lo bueno y lo malo, los que son un poco una parte de ti y tu una parte de ellos. Nunca debe de descuidarse la amistad, y eso conlleva voluntad, amor, ser generoso, y compartir, siempre compartir tu vida. Tengo mucha suerte de tener a mi lado personas maravillosas de amigos, que hacen que mi mundo gracias a ellos sea más bello.

“Creo que soy una persona de una sola obsesión, que apuesta por la amistad, por la lealtad, por la fidelidad: tengo todas las cartas a un solo número”

Alfredo Bryce Echenique