viernes, 24 de enero de 2014

Una tarde en invierno





A pesar del frío me encantan los largos paseos después de comer, cuando el sol calienta un poquito el helado paisaje del invierno.

Este domingo fue una de esas tardes maravillosas que te gustaría dejar inmortalizada a través de la fotografía para que no pasaran jamás al olvido.

Fueron tres horas caminando, donde pudimos saborear lo mejor de los días de invierno, el frío helador sobre la cara, el aire puro del campo, el sonido del viento, la luz del cielo, el hermoso paisaje llano y desierto pero bello, la calma del atardecer, y sobretodo nuestra felicidad, la de caminar uno al lado del otro y saber que estás siendo feliz. La felicidad de nuestros animales, de ver como ellos disfrutan al igual que tu de una bella tarde de invierno y de una buena compañía.


"Flores en primavera, la luna en otoño, una brisa fresca en verano, nieve en invierno. Si tu mente no está ocupada de cosas innecesarias, ésta es la mejor estación de tu vida"

Wu Men Kuan