viernes, 14 de junio de 2013

Hay sueños que mueven montañas: Las niñas de Monsaengdao




Hoy os hablo de una iniciativa solidaria que me ha encantado. Se trata de un proyecto para la educación de las niñas de Monsaengdao, de la mano de una blogera, Imma, que por cierto tiene un blog precioso, el arte de las pequeñas cosas, hecho con mucha delicadeza y amor, y que además tiene el corazón del tamaño de una montaña, y eso nos ha cautivado.

Y es que son este tipo de personas las que te remueven algo por dentro, que desde sus pequeñas iniciativas hacen las cosas más grandes y más increíbles, de esas personas que no ponen límites ni barreras a sus sueños, y mucho menos cuando sus sueños son que se cumplan los sueños de otros.

La genial idea que tuvo Imma fue la de confeccionar unos bonitos collares como los que hacían las niñas en la escuela de Monsaengdao, y venderlos en su blog para recaudar fondos para que las niñas pudiesen continuar sus estudios. Los collares son preciosos pero sobretodo la idea de saber que con la compra de los mismos estás contribuyendo a ayudar a la educación de estas niñas y jóvenes hace que este sea el collar más significativo que has tenido.






Su proyecto me gustó desde el primer momento, supongo que porque también me trajo a la memoria todo lo que viví en mi experiencia en Paraguay, de la que igual algún día os hablo. 

En cuanto leí su entrada supe que ella había sentido esa misma necesidad, ilusión y anhelo por devolver un poquito de todo lo que recibió de esas niñas. Y es que por sorprendente que parezca es uno el que está en deuda, que cuanto más das más recibes, que lo más increíble es ver que cuando dejas un granito de arena siempre acabas con las manos llenas.

Otra de las cosas que me gustó mucho fue que estaba enfocado en la educación hacia las niñas, siempre más castigadas por la desigualdad, y es que yo en mi experiencia también tuve especial adoración por las mujeres y las niñas, porque su valentía y su fuerza me conmocionaron.

Las personas que menos tienen suelen ser las que más nos dan. Las personas de las que más he aprendido y que mi encuentro con ellas ha cambiado mi vida han sido personas sencillas, muy humildes, pobres materiales pero muy ricos en amor, hospitalidad, generosidad y en ilusión, y sobretodo en ganas de vivir.

Sentí afinidad con Imma cuando leí su proyecto en su blog porque fue una persona capaz de decir ¿Y por qué no? Supongo que lo más sencillo hubiese sido pensar, lo que podía hacer ya lo he hecho, dedicar parte de mi tiempo y mi experiencia terminó. Sin embargo no quedó ahí, ni mucho menos, tuvo una brillante idea, de esas ideas pequeñas que son las más grandes, de continuar su compromiso con las niñas “Después deMonsaengdao”.



Os dejo sus palabras y sobretodo algunas de las frases de sus protagonistas:

Primer mes de clase de las niñas de Monsaengdao (después de Monsaengdao)
Las niñas a las que va dirigido el proyecto "Después de Monsaengdao" ya han pasado su primer mes en sus nuevas escuelas. Nos han escrito a través de la profesora Jureelak Pimrot (Kiki) contándonos sus primeras experiencias. 

Después de superar los primeros días en una nueva escuela mucho más grande de las ellas han conocido hasta ahora, donde se mezclan chicos y chicas de diferentes etnias (a veces muy pocos, o ninguno, pertenecientes a la suya), con unas metodologías de enseñanza muy diferentes a las de Monsaengdao, sin conocer a nadie. Días de nervios y emoción. Lejos de sus familias y de sus amigos. Primeros momentos de dificultad. Muchas expresan las dudas de los primeros momentos, sobre si habrán hecho bien, si podrán superarlo. Ahora, después de unas semanas, ya tienen algunos amigos y se están adaptando. Pronto empezaran a disfrutar de sus nuevas experiencias. A continuación os transcribo la traducción de lo que ellas han escrito a Kiki para nosotros, palabras cargadas de agradecimiento a todos los que desde aquí las estamos ayudando a conseguir lo que sería imposible para ellas, una educación que les ayudara a ellas y ayudara a sus comunidades.


Mei, Saha Sart Seuksa School, Chiang Rai

“Me siento muy afortunada por tener la oportunidad de continuar mis estudios para obtener más conocimientos y vivir nuevas experiencias fuera de mi comunidad y compartirlas con personas que vienen de diferentes culturas. Así que me he dicho que nunca voy a renunciar a mis estudios y voy a tratar de superar de todos los problemas que se me presenten”

Pond, Agriculture College, Chiang Rai
"Comencé mi primer semestre, el 14 de mayo. Al principio, me sentí muy nerviosa porque no tenía amigos aquí y me sentí realmente preocupada por mis estudios ya que el sistema de enseñanza aquí es muy diferente al de mi antigua escuela (Monsaengdao School). Sin embargo, después de unos días he conocido nuevos amigos de las tribus Akha y Lahu y nos llevamos bien, así que todo está mejorando desde entonces.

Ahora estoy muy feliz de tener la oportunidad de estudiar aquí y creo que el aprendizaje y la enseñanza de aquí es mejor de lo que imaginaba. Haré todo lo posible para completar mis estudios aquí”

Podéis leer el resto de las cartas y el texto completo en el blog el arte de las pequeñas cosas.

Gracias Imma por compartir tu proyecto con nosotros, y sobretodo gracias a todas esas niñas del mundo que nos enseñan que los sueños mueven montañas.



“Cuando nos sentimos invadidos por el caos, la tristeza o la apatía, un impulso de rebeldía nos muestra tal y como somos: Capaces de todo”